Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 23 de marzo de 2011

Arashiyama, entre monos y bambú

Seguimos la ruta por el noroeste de Kyoto y después de un agradable paseo en tren llegamos a Arashiyama, un pueblo muy bonito y acogedor, me recordó al barrio de doraemon jejeje. Nada mas bajar del tren salimos a lo que parecía la calle principal o si no la mas turística o comercial, había bares, restaurantes y tiendas y al final el puente Togetsukyō (‘puente que cruza la luna‘) uno de los reclamos turísticos de este pueblo por las increíbles vistas que ofrece de los cerezos en flor.

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Antes de seguir la marcha ya que apretaba el hambre y era la hora, paramos a comer en un barecillo donde vimos entrar japoneses, si los autóctonos de la zona entran es buena señal, y allí fuimos nosotros.
Era un bar de fideos pequeño y acogedor donde nada mas entrar la camarera nos puso agua y nos dejo las cartas en la mesa siempre con reverencias y una sonrisa, a pesar de lo que la gente piensa en japón no se habla mucho ingles te entiendes por la amabilidad y el empeño que le ponen, en este bar tenían la carta traducida y tuvimos la suerte que la camarera chapurreaba algo de ingles, pedimos sopa de pollo con udon y sopa de ternera con udon........ no digo nada y lo digo todo de como estaba aquello. Un muchacho que había sentado en la mesa de al lado comiendo unos fideos finos de color como grisáceo que me llamaron poderosamente la atención y me quedé con muchas ganas de probarlos, iban en un cesto de madera o bambú y los mojaba en una salsa que tenía en un baso..... que pinta tenían.

Jose Alberto Olmos

Después de comer cruzamos el puente de la luna hacia el parque de monos Iwatayama, donde se pueden ver monos salvajes en libertad, me gusta el sitio porque es como debe de ser si quieres darle de comer a los monos te meten a ti en una jaula no al pobre animal y cuando te cansas sales de la jaula (No es una jaula es una caseta con rejas)
Empezamos el ascenso del monte donde se encuentra el parque, un buen paseo monte arriba por un sendero sin baranda ni nada, el sendero es ancho, conforme vas cogiendo altura empiezas a ver paisajes impresionantes y antes de llegar a la cima hay como una pequeña zona para los monos un poco apartada del sendero, un poco mas arriba ya hay un tramo con baranda donde puedes ver un cartel buenísimo que pone algo así como "Si se siente amenazado por los monos toque el botón y un empleado bajara a ayudar" osea que hablamos de monos salvajes y chungos jejejeje.

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Unos pocos metros mas arriba esta la cima donde esta la "jaula" donde las personas se meten para alimentar a los monos y la mayoría de los monos, las vistas de Arashiyama y Kyoto desde la cima son expectaculares y los monos son muy graciosos, aunque tambien hay monos chungos de echo tengo fotografiada una pelea entre simios.

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

PELEAAAAA!!!!

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

El vencedor

Jose Alberto Olmos

Tambien habia gomias como en todos lados que apuraban hasta el ultimo aliento para comer a boca llena.

Jose Alberto Olmos

hay un pequeño estanque con carpas, me encanta que en cualquier sitio haya un estanque con carpas.

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

La bajada hay un tobogán tremendo por la ladera del monte, lo malo es que oh tienes el culo fino o no bajas ni del palo, también hay una tirolina pequeña, hay que ver con que tonterías nos entretenemos y que risa nos pegamos.

Jose Alberto Olmos

Y casi sin darnos cuenta llegamos otra vez abajo, volvimos a cruzar el Togetsukyō y nos dirigimos al Templo Tenryuji "Templo Celestial Dragón", el mayor templo de la escuela Zen Rinzai, que cuenta con un jardín del siglo XIV, nombrado por la uncesco patrimonio de la humanidad en 1.994.

Nada mas entrar fue impresionante lo grande que era el jardín, a lo mejor no es el mas grande en m2 que visitamos pero la sensación era tremenda con las montañas detrás y todo como estaba ubicado lo hacia parecer inmenso, también el pabellón que teníamos a la derecha nada mas entrar desde donde se podía contemplar el jardín era muy bonito.

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Me llamo la atención que algunas plantas plantas del jardín estaban etiquetadas, no entiendo que pone lo mismo no tiene nada que ver con las plantas.

Jose Alberto Olmos

Este templo tiene varias entradas y salidas y nosotros aprovechamos para salir por la puerta que da al jardín de bambú.
El jardín de bambú no tiene mucho secreto es un jardín de bambú, lo bonito es que es bambú gigante y hay mucho mucho mucho y en algunas zonas casi no se ve donde acaba, parece que el camino que cruza la selva de bambú esté techado por lo frondosas que son las copas ademas llegan a tener una altura de 15 a 20 metros por lo que nunca hay demasiada luz en el interior.

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Todo esto crea una atmósfera especial y única.
Salimos paseando del jardín y seguimos por el pueblo camino de la estación JR Saga Arashiyama para coger el tren que nos devolvería a Kyoto

Jose Alberto Olmos

Jose Alberto Olmos

Y por hoy terminamos.

Un saludo a todos.

2 comentarios:

  1. esos fideos parecen culebrillas, mama mia que grandes son

    ResponderEliminar
  2. Son udon y están buenísimos, si puedes probarlos en algún sitio te lo recomiendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar